Otoño

  Sin necesidad de flores ni sol resplandeciente, mi ciudad se deja ver más bonita que nunca. Hojas secas y luces que esperan la Navidad llenan las calles de Granada. Siempre tan bonita. Siempre con su duende.